"Chinear" tu vehículo te dará seguridad y ahorro de dinero.


El cuidado de tu vehículo tiene que ver directamente con tu seguridad y la de tu familia, pues cuando estas en carretera si algo falla puede acarrear consecuencias fatales, aunque se trate de algo tan sencillo como la pinchadura de una llanta o más complejo como perder el control por problemas mecánicos.

Nuestro auto, sea del tipo, modelo o marca que sea, debe proporcionarnos una seguridad total al volante, y eso depende tanto de la forma en que conducimos y el respeto a las leyes de tránsito como del mantenimiento que le demos al vehículo.

La vida útil de un motor llega hasta los 300. 000 km, pero si no recibe un buen mantenimiento dudosamente superará los 200.000 km. Al hablar del mantenimiento existen varios elementos que debemos tener en cuenta, desde los neumáticos hasta la propia mecánica del vehículo, revisemos algunos de los más importantes:

1. En primer lugar es fundamental prestar atención al aceite. Hay que revisarlo cada mes y tener en cuenta que debe cambiarse cada 5.000 kilómetros o cada tres meses, aproximadamente, cambiando el filtro para evitar las impurezas que se transmiten al motor.

2. La presión de los neumáticos afecta la seguridad en carretera, el consumo de combustible y el sistema de amortiguación. Debemos tomar en cuenta que si está demasiado baja el consumo se disparará, mientras que si es demasiado alta se pierde estabilidad en carretera y supone un riesgo para la seguridad.

3. Alineación y desgaste de los neumáticos: el desgaste de los neumáticos varía según la posición que estos tengan, por eso es tan importante rotarlos para que este sea regular. La alineación es algo que debe hacerse con frecuencia y una forma manual para saber si hay un problema de alineación es pasar la mano por la banda de rodadura desde la parte exterior hacia el interior y al revés. En caso de haber irregularidades del interior hacia el exterior habrá un problema de convergencia o cierre y si es al contrario de divergencia o abertura.

4. Estado de los frenos: periódicamente debemos verificar que el nivel del líquido de frenos sea el adecuado y lo mismo ocurre con el estado de las zapatas y los discos. Lo ideal es revisarlo cada tres o cuatro meses.

5. Estado de las luces: las luces del auto son un elemento muy importante para la seguridad en carretera y debemos tratar de tenerlas siempre en perfecto estado. Es necesario comprobar el correcto funcionamiento de todas ellas y en caso de detectar algún fallo, proceder a su cambio, con especial atención a los focos delanteros.

6. Estado de la batería: si percibimos que se forma una capa de material blanco en los terminales, se pueden limpiar con un cepillo y agua con bicarbonato de sodio y untarlos en grasa antiácido.

En el aspecto exterior, la batería debe estar seca y preferiblemente limpia. Es recomendable darle una capa de cera un par de veces al año para mantenerla libre de óxido.

Estas acciones sencillas pueden marcar la diferencia entre un gasto monumental e incluso un accidente fatal.

Se recomienda realizar el mantenimiento preventivo del vehículo cada 5 000 kilómetros, y con mayor frecuencia en los modelos superiores a los 10 años.

Un mantenimiento adecuado también puede ayudar a conservar mejor el valor del carro ya que si ha sido cuidado tiende a tener mayor valor para el comprador.



scroll up